blog-foto

La empresa debe aportar soluciones al fortalecimiento de una economía local inclusiva en los países en desarrollo.

Los 17 objetivos y las 169 metas constituyen algo más que un compendio de medidas macropolíticas, es y supone un verdadero cambio de paradigma donde la sostenibilidad social, económica y medioambiental propugne un mundo posible. Solamente con la integración de estas tres dimensiones será imposible hablar de desarrollo sostenible.

El sector privado debe preguntarse qué puede aportar a cada uno de los ODS. La empresa ha de definir en su estrategia de RSE sus compromisos con los Objetivos. No pueden quedarse al margen. Para ello debe conocer las 169 metas e identificar cuáles se ven influenciadas por su actividad, fijar unos objetivos y unos indicadores específicos con los que medir sus avances, e implementar mejoras en la comunicación con la sociedad civil y el resto de sus stakeholders.

Se trata de analizar qué ODS están involucrados en la cadena de valor de la empresa y priorizar qué acciones concretas debe implementar para contribuir a su cumplimiento. Según datos del documento Make it your business: Engaging with the Sustainable Development Goals, elaborado por PwC, que valora el conocimiento y compromiso con los ODS de casi 1.000 directivos y de más de 2.000 ciudadanos, entre los 17 ODS, las empresas españolas consideran que los objetivos susceptibles de tener más impacto en su actividad serán, en primer lugar, fomentar el crecimiento económico sostenido, inclusivo y sostenible, el empleo pleno y productivo, y el trabajo decente, seguido de la construcción de infraestructuras resilientes, promover la industrialización inclusiva y sostenible, y fomentar la innovación.

Las empresas son ciudadanía corporativa y como tal han de comprometerse a implementar en sus cadenas de valor la sostenibilidad en su triple vertiente: minimizando su impacto medioambiental, logrando una sostenibilidad económica y mejorando con su acción la sociedad, todo ello siempre bajo el cumplimiento de los Derechos Humanos.

Pero la implicación de la empresa no puede quedar sólo en la implementación de modelos sostenibles en su modelo empresarial. El sector privado puede y debe ir más allá en el cumplimiento de la Agenda 2030. Cada uno de los objetivos de desarrollo sostenible necesita soluciones innovadoras, entre otros, el sector agroalimentario, las energías renovables, el agua y saneamiento o la lucha contra el cambio climático, el desarrollo económico local inclusivo… Ahí la empresa debe jugar un papel destacado aportando soluciones al fortalecimiento de una economía local inclusiva en los países en desarrollo, considerando que, en los próximos años, los ODS concentrarán un gran número de inversiones públicas y privadas para encontrar estas soluciones.

No es posible combatir la pobreza y respetar los derechos humanos fundamentales sin una sólida base económica. Por lo tanto, el crecimiento económico sostenido, sostenible y equitativo es un requisito esencial para reducir la pobreza de manera duradera, aunque esto no será suficiente.

La cooperación internacional por sí sola no podrá erradicar la pobreza, pero sí desempeñar un papel relevante como catalizador de este desarrollo sostenible e inclusivo, especialmente si está basada, tal y como he expuesto anteriormente, en la apropiación local de los esfuerzos y si se adapta a los sistemas y prioridades nacionales, dado que debemos partir de la consideración que los países en vías de desarrollo son responsables de su propio progreso.

El cumplimiento de la Agenda 2030 requiere el concurso de muchos actores: los Gobiernos/Estados, la sociedad civil organizada y el sector privado. Esto conlleva partir de un modelo de intervenciones desde una perspectiva de cooperación integral del territorio, sumando a las empresas en un desarrollo sostenible, transparente e inclusivo.

Es necesario plantear modelos innovadores, en el que desde los diferentes niveles de gobierno en España, se asuma el liderazgo de llevar a la práctica la generación de Alianzas, tanto en el Sur, en el Norte, como entre el Norte y el Sur, que integren al sector privado, ONGD, organismos multilaterales, universidades y sociedad civil para juntos desarrollar un modelo sostenible y equitativo de actividad económica que pueda generar un alto valor social y/o medioambiental en la comunidades en desarrollo. Se trata de implementar intervenciones en un territorio, consensuadas y colaborativas, intercambiando conocimientos, buenas prácticas e innovaciones, así como generando cauces de cooperación económica, académica, técnica e institucional basados en el fomento del desarrollo humano sostenible y el respeto a los Derechos Humanos.

A partir de este planteamiento tanto las comunidades en desarrollo como los miembros de la Alianza, son beneficiarias directas de la intervención. Los territorios, porque cuentan con acompañamiento técnico en sus procesos productivos y asociativos. Para las ONGD, porque obtienen un consultoría especializada como interfaz entre las empresas y los territorios otorgando seguridad y garantías a los procesos de desarrollos económicos inclusivos. Las empresas que pueden identificar a quién incluir en su cadena de valor de acuerdo con el territorio, cómo y de quienes abastecerse de insumos incorporando los criterios de RSE, a la vez que logran realizar una inversión social canalizada en una plataforma de cooperación productiva, equitativa y sostenible. Las universidades desde la investigación y la formación en la consecución de los ODS, así como en la generación de investigación aplicada y la transferencia tanto de conocimientos como de innovación.

Las empresas, además de integrar los ODS en su cadena de valor, pueden y debe contribuir a la consecución de la Agenda 2030, no sólo como fuentes de financiación, sino además como socios estratégicos de las ONGD, universidad y territorios para impulsar el fortalecimiento de un desarrollo económico local inclusivo.

Fuente: El País

Por su parte, el Dr. Daniel Maximilian Da Costa, fundador y CEO de LAQI manifestó:“Es indispensable que LAQI siga trabajando como lo ha venido haciendo desde hace 10 años con nuestras empresas miembros, para que desde la aplicación de estándares de calidad en el desarrollo de sus actividades se pueda constituir una oportunidad única para formar parte de la transformación global. Por eso LAQI como organización enfocada en estándares de calidad se compromete y manifiesta de manera incondicional a trabajar para contribuir a los objetivos de la ODS en la agenda para el 2030.”

1474050744_587781_1474050851_noticia_normal_recorte1Brasil puede convertirse en un modelo global si logra proteger sus recursos naturales mientras aumenta la eficiencia en la agricultura

En los últimos 10 años, Brasil redujo a la mitad las emisiones de gases de efecto invernadero (fue la única gran economía mundial en hacerlo); redujo la deforestación en la Amazonía en un 82%; inició varios programas para restaurar los bosques; creó regulaciones importantes para el uso de la tierra, como el Código Forestal; y lideró debates mundiales sobre el clima y el medio ambiente.

¿Cómo lo logró?

“Los avances son el resultado de un trabajo concertado desde Río-92 por todos los niveles del gobierno brasileño”, dijo Gregor Wolf, jefe del programa de desarrollo sostenible del Banco Mundial en Brasil.

El esfuerzo incluye, por ejemplo:

  • Las políticas para aumentar el número de áreas protegidas,
  • Mejorar la supervisión de estas zonas (con el uso de satélites, por ejemplo) y
  • Crear incentivos económicos para que las comunidades exploten los bosques de forma sostenible.

Una de estas iniciativas fue el Plan de Acción para la Prevención y el Control de la Deforestación en la Amazonía Legal (PPCDAM), puesto en marcha en 2004.

También forman parte de este trabajo la creación y el fortalecimiento de las instituciones como el Servicio Forestal Brasileño (creado en 2006) y el Instituto Chico Mendes de Conservación de la Biodiversidad (ICMBio), fundado el año siguiente. El primero de ellos tiene la responsabilidad de gestionar los bosques de Brasil; el segundo gestiona las unidades de conservación establecidas por el gobierno federal.

Estos y otros logros son reconocidos y discutidos en un estudio de diagnóstico realizado por el Banco Mundial, que identifica varias de las políticas del país como fundamentales para la construcción de un modelo de desarrollo verde para el planeta.

Comunidades locales

Estos buenos resultados incluso han llevado al Brasil a ganar premios internacionales como en el caso del Programa de Áreas Protegidas de la Amazonía (ARPA), que amplió en gran medida las áreas protegidas de los bosques del país. Actualmente, el programa financia 114 áreas federales y estatales que cubren 58,3 millones de hectáreas, incluyendo siempre a las comunidades locales en los procesos de gestión y conservación de estas áreas.

El éxito de las políticas destinadas a la Amazonía impulsó nuevas iniciativas de conservación y restauración en otros biomas brasileños. Para protegerlos, no solo es necesario la aplicación de las normas sino también mejorar la capacidad de supervisión y las tecnologías de monitoreo.

Amenaza económica

Otra advertencia hecha por el Banco Mundial es que el bajo precio de las materias primas (que está afectando a las principales economías de América Latina) y la reciente devaluación del real brasileño amenazan con incrementar aún más la deforestación y la expansión incontrolada de las tierras agrícolas y pastoriles.

“El alto valor del dólar aumenta la rentabilidad de la agroindustria para la exportación, por lo que los agricultores se sienten animados a abrir nuevas áreas de bosque para cultivar más”, dijo Gregor Wolf.

Según el análisis, la desaceleración económica en Brasil “trae el riesgo de reducir los incentivos para supervisar, controlar y aplicar correctamente las políticas de conservación bajo el pretexto de la creación de puestos de trabajo”.

Agricultura inteligente

El estudio también destaca el papel de la agricultura climáticamente inteligente, que busca reducir las emisiones de gases que causan el efecto invernadero, hace los cultivos más resistentes al cambio climático y, al mismo tiempo, aumentar la productividad de forma sostenible.

Brasil ha avanzado en esta área porque invirtió en la investigación y la tecnología en las últimas décadas, pero todavía puede hacer más, según el estudio: “Las diferencias de productividad entre las granjas, así como entre las diferentes regiones del país, siguen siendo altas, lo que lleva a una situación en que se convierte más tierra a la agricultura para compensar la baja rentabilidad”.

De acuerdo al documento, el país puede ser un ejemplo para el mundo si cumple con el reto de aumentar la eficiencia en la producción y proteger la naturaleza. Así incorporará la protección de los recursos naturales a su estrategia de crecimiento económico.

La importancia de aumentar la producción sin devastar vale tanto para la agricultura de gran escala y para la familiar, que ocupa el 25% de la tierra agrícola en el país, pero representa más del 80% de las fincas rurales y el 75% de la mano de obra del campo.

Para ayudar a los pequeños agricultores a lograr este objetivo, es esencial ofrecerles más acceso a la tecnología, lo que puede comenzar una nueva etapa de progreso tan importante como la registrada en Brasil en los últimos 10 años.

FUENTE: El País

foro-del-sector-privado-de-naciones-unidas

Ciudad de Nueva York, USA Sept. 19

Hoy Lunes 19 de Setiembre del 2016, en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, se reúnen Jefes de Estado y de Gobierno líderes de agencias, fondos y programas, líderes de la sociedad civil, asociaciones empresariales, fundaciones y grupos de inversores en el Foro del Sector Privado de las Naciones Unidas, organizado por el Secretario General de la ONU, Ban Ki – moon.

El FSP, tiene previsto en Agenda con miras al 2030 desarrollar el tema de las empresas en la promoción del Desarrollo Sostenible para evitar la inestabilidad Global que nos enfrentamos actualmente debido al gran desplazamiento de refugiados y emigrantes a nivel mundial.

El foro del Sector Privado de la ONU, destacará importantes conexiones entre los Objetivos de Desarrollo Sostenible (OSD) y la nueva Agenda para la Humanidad que junto al Acuerdo de París sobre el Cambio Climático y la Agenda de acción sobre la Financiación para el Desarrollo son temas primordiales de este año.

 El tema central es desplazamiento de refugiados y emigrantes que necesitan ayuda por parte de organismos públicos y privados, ya que son desterrados de sus países de orígenes, y trasladados de formas infrahumanas a países desarrollados que les brindan asilo, pero al mismo tiempo el incremento de la cantidad de personas se ven afectados en sus economías, provocando insalubridad, falta de alimentación, vivienda y sobrepoblación en estas naciones.

Es por ello que este número limitado de representantes a nivel mundial se reúnen en la ciudad de Nueva York, en la sede principal de Naciones Unidas para debatir y buscar soluciones a este problema que se acrecienta y que debilita a las naciones con mayores economías.

2016-09-19-photo-00007648Founder & CEO Daniel Maximilian Da Costa con el excelentísimo Presidente Pedro Pablo Kuczynski en el Foro del Sector Privado de las Naciones Unidas.

LAQI es partícipe de este Foro, su presidente y CEO el Sr. Daniel Maximilian Da Costa se encuentra en este evento como invitado por apoyar las acciones y principios del Pacto Mundial y cooperando en buscar alternativas que ayuden a frenar estos problemas globales y fomentar sociedades más prosperas con ayuda del sector empresarial privado.

 Fuente: LAQI

……………………………………………………………………………………………………………….

Desde la sede de Naciones Unidas el Dr. Daniel Maximilian Da Costa comentó: “Me siento muy complacido por ser partícipe de uno de los Foros más importantes del año organizado por Naciones Unidas, en este Foro nuestro objetivo como representantes, fundadores, presidentes y CEO´s de organizaciones del Sector Privado a nivel mundial es buscar alternativas de Desarrollo Sostenible para hacer frente a los problemas de carácter humanitario que aqueja a las más representativas naciones, es para mí un honor ser invitado por el Pacto Mundial para apoyar y adquirir conocimientos en las temáticas que se impartirán hoy, como presidente del Latin American Quality Institute, nuestra organización no es ajena a problemas de carácter social sino que nuestro objetivo primordial es brindar asesoría y conocimiento en buenas prácticas que ayuden a fomentar medidas y patrones de calidad en beneficio de las sociedades por parte del sector empresarial.

unicef_foto.jpg

Los países miembros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) deben redoblar esfuerzos para mejorar la calidad y la igualdad de sus sistemas educativos como parte de sus compromisos de cumplir con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU relativo a la educación para 2030, señaló la organización.

En el informe Panorama de la Educación 2016 de la OCDE, se mide, por primera vez, las iniciativas llevadas a cabo por los países para alcanzar “la educación de calidad incluyente y equitativa y fomentar las oportunidades de aprendizaje permanente para todos”.

De los 35 países de la OCDE, sólo 12 que cuentan con información disponible alcanzan el nivel de referencia para por lo menos cinco de los 10 objetivos ODS relativos a educación.

Australia y Canadá son países con alto desempeño, seguidos por los Países Bajos y Bélgica, con datos sobre todas las metas y un desempeño en el nivel de referencia en por lo menos siete de las 10 metas.

No obstante, la OCDE señala que otros países afrontan un enorme reto. En general, las metas de calidad de los resultados de aprendizaje y competencias de los estudiantes y adultos han demostrado ser las más difíciles de cumplir.

“Estas conclusiones son aleccionadoras. La educación de alta calidad y accesible sigue siendo un reto para todos los países del mundo”, manifestó el Secretario General de la OCDE Ángel Gurría en la presentación del informe en Bruselas junto con el Comisionado Europeo de Educación, Cultura, Juventud y Deporte, Tibor Navracsics. “Mejorar la eficiencia, la calidad y la igualdad de la educación es fundamental para promover el crecimiento incluyente y ofrecer a todos una oportunidad equitativa de alcanzar el éxito”, agregó.

La mayoría de los países han aumentado su inversión en educación en años recientes: entre 2008 y 2013, los números de estudiantes matriculados en las escuelas bajó 1%, pues hubo menos nacimientos en la zona de la OCDE, pero el gasto por estudiante en términos reales fue 8% más alto en 2013 que en 2008.

El gasto por parte de los estudiantes y las familias también ha aumentado, en particular en la educación terciaria, donde 30% del gasto proviene de fuentes privadas. Entre 2008 y 2013, el gasto privado total aumentó 14% en toda la OCDE y 12% en la UE22.

Si bien algunos países han creado mecanismos de financiamiento que otorgan a más estudiantes mejores oportunidades de estudiar, otros aplican tasas impositivas que dejan las oportunidades educativas fuera del alcance de los estudiantes, excepto los más ricos.

Muchos jóvenes aún no experimentan el beneficio del aumento en el gasto: en todos los países de la OCDE, una de cada seis personas de 25-34 años aún no cuenta con una educación de nivel medio superior. La tasa de desempleo de los jóvenes sin este nivel educativo es de 17.4% en promedio (21.2% en la Unión Europea), en comparación con sólo 6.9% (8% en la Unión Europea) de aquellos en el mismo grupo de edad que sí cuentan con una educación terciaria.

También persisten los desequilibrios de género. Si bien más mujeres que hombres son ahora graduadas de educación terciaria, las mujeres aún no están representadas lo suficiente en las carreras de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas. La transición de la escuela al trabajo también resulta más difícil para ellas. En todos los países de la OCDE, 18.5% de las mujeres de 20 a 24 años no trabajan ni estudian ni están en formación (son NiNi), en comparación con 15.5% de los hombres.

Los inmigrantes tienden a retrasarse respecto a sus pares nativos en logro educativo en todas las etapas, lo cual les dificulta más encontrar empleo después de terminar sus estudios. Las tasas de participación en los programas de educación preescolar – que son esenciales para el desarrollo de las competencias cognitivas, emocionales y sociales de los niños – son considerablemente menores para los niños inmigrantes.

En promedio, 37% de las personas de 25-44 años de edad de origen inmigrante – pero sólo 27% de las personas del mismo grupo de edad sin ese origen – cuyos padres no terminaron la educación media superior tampoco han conseguido terminar ese nivel educativo. Los estudiantes de origen inmigrante tienen muchas menos probabilidades de obtener una licenciatura o de terminar algún programa terciario equivalente que los estudiantes nativos.

Fuente: Centro de Información de las Naciones Unidas

Por su parte, el Dr. Daniel Maximilian Da Costa, fundador y CEO de LAQI manifestó: “Es necesario que las empresas privadas también unan esfuerzos y contribuyan a  cumplir estos objetivos planteados por la OCDE que trazaran los lineamientos de nuestro futuro y a la vez garantizaran una educación de calidad accesible para todos. Desde LAQI asumimos estos compromisos con nuestros miembros, para que ellos desde sus prácticas responsables apliquen normas de calidad y de esta manera sumarse a estos objetivos planteados por la OCDE promovidas por las Naciones Unidas.”

portada-cop-2016

En la última semana de agosto LAQI, envió al Global Compact, instrumento de Naciones Unidas (ONU) su informe anual sobre los 10 principios que el GP propone en materia de derechos humanos, trabajo, medio ambiente y anticorrupción.

Este informe es elaborado por Latin American Quality Institute, todos los años, en el analiza, desarrolla y propone nuevas acciones que son implementadas en la metodología de trabajo de su red de miembros en toda Latinoamérica.

Esta iniciativa en la que se compromete LAQI de difundir estos principios  en sociedades de Latinoamérica las cuales cuentan con una extensa cantidad de organizaciones privadas y púbicas que buscan constantemente diversos compromisos de evolución dentro de sus organizaciones, y en la que LAQI fomenta buenas prácticas en derechos humanos, trabajo, medio ambiente y anticorrupción.

LAQI viene promoviendo estos compromisos por 10 años ininterrumpidos, logrando forjar organizaciones coherentes y responsables con su entorno; su red de miembros crece cada año como también los compromisos que expone por cada ciudad en que dicta conferencias y seminarios a empresarios.

Es un referente para muchas empresas que buscan sinergia entre ellas y el ámbito empresarial en el que se encuentran; para tener un conocimiento más amplio de este informe, puede entrar a LAQI , aquí encontrara el artículo sobre la COP2016 como otros temas que le serán muy útiles para su organización.

Igualmente, el Dr. Daniel Maximilian Da Costa, CEO de LAQI, expresó: “El Pacto Mundial de Naciones Unidas fue creado para implementar iniciativas de responsabilidad social empresarial y desarrollo sostenible, es por ese motivo que LAQI comparte la misma visión del Pacto Mundial y contribuye en difundir e instaurar mecanismo que refuercen este compromiso con empresarios que cada día nos impulsan a fomentar valores dentro de sus organizaciones”.

Fuente : LAQI

Ciudad de Panamá, 12 de septiembre de 2016

Con el objetivo de reconocer el trabajo y esfuerzo  que vienen realizando los empresarios Latinoamericanos, la ciudad de México será sede del 22 al 24 de noviembre de la X edición del Quality Festival, evento organizado por Latin American Quality Institute (LAQI), donde más de 500 líderes empresariales de nuestra región se darán cita para compartir experiencias, y establecer alianzas estratégicas, durante tres días en las instalaciones del Hotel Sheraton María Isabel de la ciudad de México D.F.

quality

10 Años construyendo Oportunidades

El eje temático para la presente edición, donde además se celebrara los 10 años de labor de LAQI será: “Quality Festival: 10 años construyendo Oportunidades, Conocimiento y Responsabilidad Total” que se desarrollara en una serie de seminarios, conferencias, workshops donde los asistentes podrán compartir con expertos profesionales de Latinoamérica, y debatir sobre temas trascendentales en el ámbito de la calidad, ética, Responsabilidad Social Empresarial, y Reputación Corporativa.

Estableciendo durante estos días, un programa exclusivo de Certificación Internacional, que será desarrollado en español y portugués, y concluirá en la elaboración de una hoja de ruta con los objetivos planteados por LAQI, que finalizará con la Ceremonia de premiación y la entrega del trofeo “Latin American Quality Awards 2016”,  por haber destacado en la Gestión de Calidad en América Latina.

Todo esto en uno de los eventos más importantes del mundo empresarial en Latinoamérica, que este año se consolida en su décima edición con el respaldo de organizaciones de nivel mundial, que garantizan la práctica responsable y comprometida de nuestras empresas miembros en Latin American Quality Institute.

Comentario:

Por su parte, el Dr. Daniel Maximilian Da costa, fundador y CEO de LAQI manifestó:

“Para nosotros este encuentro es de total relevancia, ya que trasciende los países, y compromete a nuestros miembros a seguir aplicando los estándares de calidad para hacer mejor su gestión empresarial. Además también se cumplen 10 años de nuestra labor, lo que nos motiva a seguir con el arduo trabajo y comprometernos a acciones responsables en nuestro camino de excelencia. En LAQI, como organización creada para fomentar y apoyar la competitividad de las empresas nos comprometemos a seguir trabajando para implementar la calidad total dentro de las organizaciones y su práctica responsable con la sociedad. Los invitamos a participar en el Quality Festival 2016 evento de gran repercusión empresarial.

Fuente: LAQI

 

Se llama magnetita. Es un compuesto derivado de la actividad industrial que por su pequeño tamaño, menos de 150 nanómetros, se suspende en el aire, entra por nuestra nariz y puede pasar directamente al cerebro a través del bulbo olfatorio.

7c0215a2d0c18238248c896b0560047d_1473191510

Demuestran que la magnetita, resultado de contaminación industrial, se deposita en el cerebro.

Desde hace más de 25 años, cuando se descubrió que estaba presente en el tejido nervioso, los científicos le han seguido la pista y han tratado de entender hasta qué punto su presencia era natural o producto de esa contaminación.

Un grupo de científicos británicos, de la Universidad de Lancaster, acaban de demostrar que, en efecto, en las personas expuestas al aire de ciudades contaminadas, existe un mayor nivel de magnetita depositada en sus cerebros. También nanopartículas de platino, níquel y cobalto. Los investigadores estudiaron 37 cerebros de personas que habían vivido en Ciudad de México, una de las más contaminadas del mundo, o Manchester. Los resultados del trabajo fueron publicados en la revista Procedeedings of the National Academy of Sciences.

El problema con la magnetita es que es tóxica. Una vez dentro de las neuronas causa estrés oxidativo, afecta el funcionamiento normal de la célula, crea partículas inestables que terminan provocando más daño celular.

“Fue muy impactante”, le dijo la profesora Barbara Maher, principal autora del estudio, a la BBC, “cuando estudiamos el tejido vimos las partículas distribuidas entre las células y cuando hicimos una extracción de la magnetita había millones de partículas, millones en un solo gramo de tejido cerebral. Esas son millones de oportunidades para causar daños”.

Pero el verdadero temor entre los expertos es que contaminantes como la magnetita resulten asociados a la epidemia de alzhéimer. “Debido a una mayor producción de radicales libres, está causalmente vinculada a las enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer. La exposición a este tipo de nanopartículas de magnetita, derivadas de material particulado en el aire, podría necesitar ser examinado como un posible peligro para la salud humana”, concluyeron los investigadores.

Trabajos previos han indicado un vínculo de altos niveles de magnetita en el cerebro con alzhéimer. Pero ese debate apenas comienza. Jennifer Pocock, neuróloga del University College London, señaló en un comunicado del Science Media Centre que la evidencia sobre magnetita por contaminación en el cerebro es fuerte, pero aún falta mucho trabajo antes de conectarla directamente con el alzhéimer.

“Debido a que la magnetita es tan tóxica para el cerebro, me ha hecho ver la atmósfera que respiro de forma diferente”, le dijo la investigadora a la revista New Scientist. La certeza de que la magnetita y otros contaminantes del smog en las ciudades son un problema silencioso la han llevado a caminar lejos del borde del andén en las calles muy transitadas, a no detener su auto justo detrás de otro para evitar el chorro de los tubos de escape, tomar rutas menos transitadas, así como usar aire acondicionado cuando el tráfico se pone pesado.

Fuente: El Espectador