El año 2015 llegó a su fin, y con éste el ciclo de 15 años de la lucha de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) contra la pobreza. La Organización de las Naciones Unidas marcó oficialmente el 1 de enero de 2016 como el comienzo de un conjunto de metas ambiciosas para desterrar toda serie de males sociales en 2030.

«Los diecisiete Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son nuestra visión común de la humanidad y un contrato social entre los líderes del mundo y de la gente», dijo el Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, sobre la Agenda del 2030 para el Desarrollo Sostenible, aprobada por unanimidad por los 193 jefes de estado y otros altos mandatarios en la cumbre celebrada en la sede de la ONU en Nueva York en septiembre pasado.

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible pide a los países iniciar los esfuerzos para alcanzar los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en los próximos 15 años. Los objetivos responden a las necesidades de las personas, tanto en los países desarrollados y en desarrollo, haciendo hincapié en que nadie debe ser dejado atrás. Amplio y ambicioso en su alcance, el Programa se dirige a las tres dimensiones del desarrollo sostenible: social, económico y ambiental, así como aspectos importantes relacionados con la paz, la justicia y las instituciones eficaces.

La movilización de los medios de ejecución, incluidos los recursos financieros, el desarrollo tecnológico, la transferencia y desarrollo de capacidades, así como el papel de las asociaciones, también son reconocidos como críticos.

Los 17 ODS se basan en los ocho ODM que buscaban específicamente en 2015: erradicar la pobreza extrema y el hambre, lograr una educación primaria universal, promover la igualdad de género y autonomía de la mujer, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades, garantizar la sostenibilidad del medio ambiente, y fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

Pero el progreso ha sido desigual entre regiones y países, dejando a millones de personas detrás, sobre todo a los más pobres y a las personas desfavorecidas debido a su sexo, edad, discapacidad, origen étnico y/o ubicación geográfica. Se necesitarán esfuerzos dirigidos para así llegar a las personas más vulnerables.

Aquí es donde se espera que los ODS jueguen un papel importante, haciendo hincapié en todo, desde la cero pobreza, cero hambre, la buena salud, la educación de calidad, la igualdad de género, el agua potable y el saneamiento, la energía limpia asequible, un trabajo digno y el crecimiento económico, la innovación, las desigualdades reducidas, ciudades sostenibles, el consumo responsable, la acción climática, océanos y tierras no contaminadas, y alianzas para lograr los objetivos.

Por ello, es trascendental tener en cuenta el valor de los avances que se vienen logrando por parte de los ODS, y también cabe resaltar la labor que vienen realizando empresas y organizaciones que comparten estos objetivos entre sus miembros. Tal es el caso de la organización Latin American Quality Institute que tiene al Desarrollo Sostenible como uno de sus principales pilares dentro de sus 40+10 acciones, modelo de excelencia que inspira hacia la Calidad Total en América Latina.

«Lograr que los ODS se vean cumplidos en este nuevo plazo de 15 años será un reto para la sociedad. Si bien ya se están alcanzando mejoras significativas en la búsqueda de la consecución de estos objetivos, aún queda pendiente cambiar la forma de ver estos acontecimientos por parte de algunos países», sostuvo el Dr. Daniel Maximilian Da Costa, CEO y fundador del Latin American Quality Institute.

Convertir esta visión en realidad es responsabilidad prioritaria de los países, pero también requerirá de nuevas alianzas y de la solidaridad internacional. Todo el mundo tiene una participación y todo el mundo tiene algo que aportar. Un seguimiento del proceso se llevará a cabo con regularidad en cada país, con la participación de la sociedad civil, las empresas y los representantes de los diversos grupos de interés.

Unos 11 millones de menores podrían sufrir hambruna, enfermedad, y efectos perniciosos en su desarrollo a causa del fenómeno El Niño, que este año es especialmente extremo y ya está causando sequía e inundaciones en diversas áreas de África, Asia y Latinoamérica.

«Las consecuencias podrían extenderse durante generaciones a menos que las comunidades afectadas reciban apoyo», según denunció el Fondo de las Naciones Unidas para la infancia (Unicef) en un comunicado.

El fenómeno de El Niño genera una corriente de agua cálida en el océano Pacífico, que provoca un incremento de la temperatura del mar en la costa, generando lluvias torrenciales en las zonas cercanas al litoral.

Sudamérica es una de las regiones del mundo más afectadas y mientras se puede experimentar inundaciones en algunas zonas del subcontinente, en otras puede haber graves sequías.

La Unicef recuerda que más allá de los riesgos de muerte, el fenómeno de El Niño puede provocar el aumento de enfermedades como la malaria, el dengue, la diarrea o el cólera, que son especialmente mortales entre la población infantil.

En lugares como Kenia y Tanzania las inundaciones provocaron el incremento de las poblaciones de mosquitos y como consecuencia el aumento de los casos de malaria.

Según Unicef, el fenómeno de El Niño en 2015 ya está afectando considerablemente a varias zonas del mundo, entre ellas Centroamérica, donde la sequía que padece la región es una de las más severas de las últimas décadas, y ya hay 3,5 millones de personas afectadas en El Salvador, Honduras y Guatemala.

En el Cuerno de África se dan dos fenómenos opuestos: En Somalia temen inundaciones que agraven la situación de 3 millones de personas que están sufriendo las consecuencias de falta de comida.

Mientras, en Etiopía se vive la peor sequía de los últimos 30 años, lo que ha provocado que más de ocho millones de personas sufran inseguridad alimentaria y que 350.000 niños necesiten apoyo nutricional.

Ante la posibilidad de que suceda este acontecimiento existen organismos que dentro de sus miembros militan entidades que brindan apoyo a comunidades que las necesitan, muestra de ello es Latin American Quality Institute, organización sin fines de lucro que guía a sus miembros a la Responsabilidad Social bajo los términos de las 40+10 acciones, principios que rigen a la Organización.

«Debido a este tipo de fenómenos de condiciones extremas las comunidades se ven privadas de sus medios de subsistencia, y son los niños que a causa de esto sufren de malnutrición, poniéndolos en un alto riesgo de enfermedad, retraso en su desarrollo mental y muerte prematura», comentó el Dr. Daniel Maximilian Da Costa, Presidente y Fundador de LAQI.

Solo resta estar prevenidos ante la inminente llegada de El Niño, y los trastornos climáticos que pudiera traer con él.

Ante la inminente llegada del invierno en Europa y la creciente cifra de refugiados que llegan a las costas europeas, la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) hizo un llamado a los países donantes a donar 96.15 millones de dólares adicionales para hacer frente a los meses de invierno en Grecia y los Balcanes.

La organización advirtió en su comunicado que el número de muertes de refugiados que en busca de asilo atraviesan países como Macedonia, Serbia, Croacia y Eslovenia, podría aumentar considerablemente debido a las duras condiciones climáticas que podrían encontrar en estos países.

Las nuevas previsiones de ACNUR para el invierno anticipan que podría haber hasta 5.000 nuevas llegadas diarias de refugiados provenientes de Turquía entre noviembre de 2015 y febrero de 2016.

Los fondos serían utilizados para adaptar los centros de recepción ya existentes y aumentaría el reparto de ayuda básica para hacer frente al frío, como ropa de abrigo y mantas. No en todas las zonas hay autobuses y trenes para transportar a los refugiados, por lo que muchos tienen que caminar largas distancias hasta llegar a una nueva parada.

Hoy en día existen instituciones y organizaciones que apoyan y están pendientes de la actualidad de estos refugiados. Un ejemplo es Latin American Quality institute, una organización sin fines de lucro, que fomenta las buenas prácticas entre las empresas latinoamericanas, como es impedir que esta situación se extienda en el mundo.

“La ayuda para estas personas debe ser constante. Hoy más que nunca debemos extenderla, porque es ahora cuando más nos necesitan”, expresó el Dr. Daniel Maximilian Da Costa, Fundador y CEO de Latin American Quality Institute.

La solicitud de fondos se suma a los llamamientos de emergencia lanzados el 8 y 30 de septiembre. Con esta cifra, el total de recursos adicionales que ha pedido ACNUR asciende a casi 173 millones de dólares.

Esta semana se publicó un nuevo estudio donde se mostró una vista desalentadora respecto a lo que puede representar el cambio climático. El estudio realizado por la Universidad Loyola Marymount y el Instituto Tecnológico de Massachusetts, arrojó como resultado que debido al cambio climático, las ciudades grandes de una parte importante del Medio Oriente (específicamente la región del Golfo Pérsico) sean inadecuadas para la supervivencia humana, tornándose inhabitables.

Y esto no es a causa de los glaciares que se vienen derritiendo y aumentando el nivel del mar, ni porque sean más fuertes o frecuentes. Las ciudades serán inhabitables simplemente por el hecho de que se vuelven demasiado calientes durante el verano.

No es trillado pensar que conforme la temperatura global continúe aumentando, producto de las emisiones de gases de efecto invernadero, las áreas como el Golfo Pérsico, las cuales vienen experimentando algunas de las temperaturas más extremas sobre la tierra, podrían ser las primeras en alcanzar un nivel donde los humanos no podrían sobrevivir más.

El estudio evaluó la “temperatura del bulbo húmedo”, un valor que combina la temperatura del aire y la humedad. Esto brindó a los científicos la posibilidad de ver cómo en el verano las condiciones en ciudades como Dubái y Abu Dhabi cambiarán para el año 2100.

En condiciones actuales, la temperatura del bulbo húmedo solamente excede a 31° C en los días más extremos de verano, y nunca llega a 35° C, un valor considerado como letal. En 2100, sin embargo, muchas regiones del Golfo Pérsico como Dubái llegarán a valores de 31° C en un día normal de verano y los días más extremos podrían exceder el valor letal de 35° C.

En vista de eso, hay entidades y organizaciones que se preocupan e incentivan a sus diferentes miembros a tomar conciencia de lo que viene y podría estar sucediendo alrededor del planeta. Un ejemplo es la organización panameña sin fines de lucro, Latin American Quality Institute, quien bajo la doctrina de sus 40+10 acciones guía a sus miembros a trabajar y velar por la consecución de un planeta más sano.

“Es una pena saber lo que podría pasar en el Golfo Pérsico, con el alza tan significativa de la temperatura, que haría de éste un lugar inhabitable, gracias a la mala acción del hombre con nuestro planeta. Estamos a tiempo de revertir esta situación, todo es cuestión de proponérnoslo y ayudar a que catástrofes como ésta no sucedan”, sostuvo el Dr. Daniel Maximilian Da Costa, Presidente y Fundador de LAQI.

Los líderes mundiales se reunirán en Paris para la COP21 donde tratarán de llegar a un acuerdo para reducir las emisiones de combustibles fósiles, y potencialmente permitir la civilización humana para continuar en la región donde se inició.

Los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU centraron hoy en Roma el inicio del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial (CSA), un foro intergubernamental del sistema de las Naciones Unidas en el que también participan la sociedad civil y el sector privado.

La presidenta del Comité, Gerfa Verburg, señaló en la inauguración que el foro representa una plataforma única para ir viendo el progreso de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, aprobados por la comunidad internacional en septiembre de 2014 en sustitución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

En la agenda del Comité de Seguridad Alimentaria Mundial, que funciona como una plataforma en la cual se analizan las políticas de seguridad alimentaria y nutrición, también figuran este año debates sobre el papel de los jóvenes y la importancia de los recursos hídricos en la lucha contra el hambre.

Según un reciente estudio de un grupo de expertos internacionales realizado a petición del CSA, 768 millones de personas no cuentan aún con un acceso adecuado al agua potable, y 2.500 millones no pueden utilizar aseos e instalaciones sanitarias.

Los delegados de los países representados deberán aprobar un plan de acción para la seguridad alimentaria y la nutrición en las crisis prolongadas, un acuerdo voluntario que busca integrar los esfuerzos humanitarios y para el desarrollo, con el fin de ayudar a las personas más vulnerables en esas situaciones.

Los representantes de las tres agencias de la ONU para la alimentación, cuyo aporte es de un tercio del presupuesto del CSA cada uno, insistieron en la necesidad de trabajar con urgencia para alcanzar estos nuevos objetivos.

Es importante que el sector privado tome conciencia y se involucre en estos temas tal y como lo hace el Latin American Quality Institute, organización panameña sin fines de lucro, que es animadora y promotora de cumplir y hacer cumplir los Objetivos del Desarrollo Sostenible, teniendo como estandarte sus 40+10 acciones, principios que rigen a la organización y a los miembros que son parte de ella.

“Es increíble ver como hoy en día existe tanta gente sin la oportunidad de tener acceso a una alimentación correcta debido a los pocos recursos que existen en sus zonas donde el agua potable es escasa, además de estar propensos a enfermedades al no poder tener acceso a unas adecuadas instalaciones sanitarias. En ese sentido, quisiera aprovechar esta oportunidad para convocar a las empresas de nuestra red a trabajar para que esta agenda siga su curso y las personas puedan acceder a los recursos de primera necesidad”, sostuvo el Dr. Daniel Maximilian Da Costa, Fundador y CEO de LAQI.

El tiempo es oro para avanzar en la consecución del segundo de estos Objetivos del Desarrollo Sostenible, el cual consiste en erradicar el hambre, lograr la seguridad alimentaria, mejorar la nutrición y promover la agricultura sostenible.daniel

Los ojos del mundo están enfocados en Lima que se convierte en la capital económica del mundo, vistiéndose de gala, con el inicio de las Reuniones Anuales del Grupo Banco Mundial (GBM) y el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Más de 12 mil participantes extranjeros de 188 países, se congregarán en este evento que vuelve a celebrarse en América Latina después de 48 años y que servirá, además de discutir la complicada situación económica, para mostrar las potencialidades de inversión en el Perú.

Así lo destacó Alonso Segura, Ministro de Economía y Finanzas del Perú, al referirse que se trata de una gran oportunidad para los inversionistas, empresarios y académicos de nuestro país. “Les permitirá establecer redes de contacto inigualables para constituir futuros negocios o emprendimientos en conjunto”, señaló.

Sin embargo, la crisis internacional que parece no dar síntomas claros de reversión encuentra al mundo con estimados de crecimiento de 3% aunque para los años 2016 y 2017, se prevé un mayor dinamismo con tasas de 3,6% y 3,7%, respectivamente (según proyecciones del Banco Central de Reserva).

América Latina, que lleva cinco años consecutivos de desaceleración económica, pasó de una revisión de su avance económico de 0,8% a 0,2% para este año, por efecto de la caída del PBI de Brasil.

Las Reuniones Anuales, que se realizarán hasta el lunes 12 de octubre, congregan a los presidentes de Bancos Centrales y Ministros de Hacienda de 188 países, así como a ejecutivos del sector privado y académico.

En esta cumbre, se debatirán temas como la desaceleración de la economía China, el retiro del estímulo monetario en EEUU, la reducción de los precios de los metales, la lucha contra la pobreza, el cambio climático, las metas de desarrollo global al 2030, entre otros.

La sesión plenaria de las Reuniones Anuales del GBM y del FMI se realizará el viernes 9 de octubre, y será presidida por Christine Lagarde, Directora Gerente del FMI, y por Jim Yong Kim, Presidente del GBM.

Las principales figuras que modelarán el resultado de la conferencia climática de la ONU a realizarse en el mes de diciembre en la ciudad de París se reunieron en Nueva York, junto a los líderes empresariales, estableciendo los principales compromisos para el recorte de las emisiones, llamando a los negociadores en París para emparejarse con sus ambiciones.

El evento coincide con la publicidad del Financial Times de las organizaciones que trabajan con 6 millones de compañías que piden un acuerdo climático ambicioso.

Todd Stern, enviado especial en el tema del cambio climático del gobierno estadounidense, comentó: “Las estrellas ya están más alineadas ahora para conseguir un acuerdo universal histórico, en comparación con los anteriores. Así que vamos a trabajar de forma conjunta. Vamos a poner nuestros ojos en el objetivo. Y vamos a conseguir esto“.

Laurence Tubiana, Embajador Especial Gubernamental de Francia para la COP21, afirmó: “He visto un cambio de corriente en comparación con los años anteriores, sobre todo en lo que respecta a la movilización de los negocios, ciudades y gobiernos por debajo de la nación. Muchos de los líderes mundiales están pidiendo ahora una descarbonización profunda, enviando señales positivas y creando condiciones para conseguir el éxito”.

Existen organizaciones que son partidarias de difundir la importancia que tiene el hacer frente al Cambio climático, y un ejemplo de ello es el Latin American Quality Institute, una organización panameña sin fines de lucro, y que está formada por las principales empresas e instituciones de América Latina. Su Fundador y CEO, el Dr. Daniel Maximilian Da Costa, manifestó:

El Dr. Daniel Maximilian Da Costa, Fundador y CEO de Latin American Quality Institute, manifestó: “Con estas iniciativas la COP21 a realizarse en París será un éxito. Los países deben asegurarse que haya revisiones anuales para que no existan recaídas, además de comprometerse a construir un futuro económico verde ya que esto ayudará a erradicar la pobreza. El alcance de la acción del clima anunciado por los participantes de la Climate Week 2015 ha sido impresionante, ya que se está consiguiendo la confianza en torno a París y un nuevo acuerdo climático universal”.

La Climate Week NYC está organizada a través de The climate Group, siendo un evento anual internacional que reúne a los principales gobiernos, inversores, negocios, innovadores y formadores de opinión.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.